El éxito comienza en la oscuridad y el silencio.

¡Buenas a todos!

Hace un par de meses que no escribo, pero ya que he pasado por una época complicada en cuanto a salud (tenía que centrarme en rehabilitación) debido a que me operaron por tercera vez de un accidente que sufrí el pasado verano, he preferido esperarme a estar mejor. Además, este blog lo realizo y escribo cuando lo siento de verdad y me siento positivo como para transmitiros fuerza y herramientas. Cuando no me siento como para escribir, prefiero no hacerlo ya que puede que lo que os transmita no sea muy útil para vosotros.

Hoy vengo a hablaros del “Éxito” y esos falsos gurús que hay que definen al Éxito como ese proceso de “reprogramar tu mente y nada más que pensar en positivo y ya está”.

Cuando ves a la persona exitosa, te entra mucha envidia por lo que ves. Bienes materiales caros, influencias allí donde va, contactos por donde se mueve… Sí, todo eso está muy bien, pero desconoces el trabajo que la mayoría de las veces hay detrás de todo eso. Esas noches volviendo del trabajo cansado y dedicándole tiempo a su pasión, a su sueño, a su proyecto personal… poniéndose en frente del portatil a escribir su libro, a trabajar en su proyecto, a leer sobre su oficio deseado…Esos meses que te tiras intentando crear esos hábitos potenciadores…Esos fines de semana, que andas recluido en casa, faltando a esas cervezas con tus amigos, familia… y sigues trabajando en tu sueño. Todo ese esfuerzo no se ve.

Usualmente la gente suele demandar el éxito constantemente y muchas veces culpamos a la suerte o al mundo de que no poseemos ese éxito. ¿Puedes comer? ¿Tienes una casa? ¿Todas tus necesidades básicas están cubiertas? Entonces, lo siento, pero no puedes culpar a nadie de tu fracaso o de tu frustración. Puedo permitirte que tengas momentos de declive, momentos de duelo en los cuales necesites de una temporada de reconstrucción, todo el mundo pasamos por esos momentos, pero a parte de eso, si sigues torturándote y quejándote de tu situación, mueve el culo y haz algo al respecto.

El encontrar la pasión no suele ser algo fácil, pero la mayoría de la gente que está frustrada en sus trabajos, es porque no les motiva lo más mínimo el desempeñar tal ocupación. Tenemos que ser conscientes de que pasamos, más de media vida en algunos casos, trabajando para poder conseguir los medios para vivir. ¡MÁS DE MEDIA VIDA ES DEMASIADO! ¿No te das cuenta? Por obligación algunas veces tenemos que pasar por situaciones que no nos producen ninguna satisfacción. Sólo por ganar dinero.

Con esto no te estoy diciendo que dejes tu trabajo inmediatamente si no te llena. Simplemente te animo a buscar ese algo que te llene y que te pueda proporcionar beneficios al mismo tiempo que trabajas. Ese algo que puedas desempeñar durante más de media vida, pero que por lo menos te guste y no
te acabe hundiendo en una infelicidad completa. Esa ocupación que te transmita un bienestar y una realización sana, que te acerque mas a un bienestar real, y por lo tanto a una felicidad mayor.

Sin más me despido hasta la próxima animándote a actuar. Tenemos un sinfín de posibilidades en esta era de la tecnología y el internet. Puedes trabajar en ese trabajo que te ayuda a mantenerte y no te gusta, pero haz algo paralelo, alguna ocupación o hobbie que estabilice esa frustración, o te conduzca a esa profesión que te acabe llenado de verdad. Sólo así tomarás el verdadero camino que te conduzca a la felicidad.

Un fuerte abrazo.

Jaime Mils

Keep Moving Forward..]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *